Blog

PAPÁ ERES MUY IMPORTANTE PARA TU HIJO

Desde los primeros días y años de vida los bebés desarrollan vínculos con los padres.

Durante los primeros meses pueden ser más fuertes con la madre ya que es tiempo para la lactancia, pero posteriormente los vínculos crecen, siempre que  ambos padres sigan y vivan el desarrollo y evolución del bebé de forma conjunta.

El papel del padre en la educación de los hijos es tan vital como el de la madre y comienza con el cuidado de ese vínculo temprano día a día, a pesar de que el bebé pueda mostrar preferencia por la madre. Eso cambiará seguro. Aquí te dejamos algunas claves que lo explican.

  • Se ha demostrado que si un padre está presente en la vida de su hijo desde la gestación, se creará un lazo especial entre ellos progresivamente. Está claro que el vínculo es positivo para el desarrollo del niño, produciendo en él efectos que favorecerán a su desarrollo, como el ser más independiente, autónomo y creativo.
  • La protección que puede brindar un padre a su hijo es de vital importancia, ya que supone una ayuda irreemplazable para afrontar los problemas que se pueda encontrar en su vida de una mejor manera.
  • Es bueno que cada uno tengamos distintos roles en la educación de nuestros hijos. Pero mantener siempre  una buena comunicación entre padre y madre es muy importante para que el niño se sienta seguro y querido.
  • Las responsabilidades deben compartirse, es primordial que el padre se involucre en la crianza de los hijos y que no mantenga una relación distante dejando la mayoría de las actividades con ellos en manos de la madre.
Más

LA IMPORTANCIA DEL APEGO ENTRE PADRES Y BEBE





El apego es el vínculo afectivo que se crea desde el inicio de la vida, entre el hijo y su madre y/o padre o su cuidador. Es la relación afectiva más importante que creamos las personas y permite que el bebé se sienta seguro y protegido. Es estable y suele durar la mayor parte de la vida de una persona.

El es clave en el desarrollo psicológico de un niño y en la formación de su personalidad porque:

  • Es una necesidad del ser humano, tan importante como el comer o el respirar.
  • La calidad del apego influye en su comportamiento y en su desarrollo futuro.
  • Le da seguridad, autoestima, confianza, autonomía, efectividad para enfrentarse al mundo que le rodea.

El apego se crea cada vez que los padres responden a las necesidades del bebé. No se forma en minutos u horas sino en el día a día de la relación, desde el nacimiento hasta que son adultos.

El apego se basa en:

  • La construcción mental que permite establecer la relación.
  • La unión afectiva
  • El sistema de conductas focalizado en mantener el contacto privilegiado.

Cuando el niño sabe que el cuidador no le va a fallar. Se siente querido, aceptado y valorado. Son niños activos que interactúan con confianza y que tienen relaciones más saludables cuando son adultos.

Para fomentar el apego sano o seguro, el juego es un instrumento indispensable.

La lactancia también juega un papel muy importante, tanto si es materna como artificial. Calmar al pequeño, proporcionándole un contacto afectivo y físico continuo ayuda al desarrollo de un apego sano. Es muy importante estar atento a sus necesidades, comprender y empatizar en lo que intentan expresar en sus momentos de malestar.

Darle todo el cariño que podamos ofrecerle en cada momento, creándole un clima relajado y feliz en el hogar, disfrutando mutuamente padres e hijos.

También es muy importante el refuerzo en el desarrollo infantil y en la formación de un apego seguro.

El refuerzo importante para cualquier persona, y sobre todo, para un niño pequeño que está creciendo, dando sus primeros pasos en la vida. En este sentido, el premio, la consideración, la recompensa, son tan importantes para el desarrollo de la vida como el comer y respirar, como el agua o como el sol.

Si el bebé o el niño se siente querido, crece la confianza en sí mismo, se desarrollará normalmente. Por el contrario, si las recompensas son escasas o nulas, se dará el desánimo, la timidez, la inseguridad o se buscará el aprecio y la atención de forma retorcida o perjudicial.

Recordemos que no son las cosas materiales, sino la atención, el afecto, el que nos hagan caso, las recompensas más preciadas para un niño. Quizás estos tiempos de confinamiento nos regalan oportunidades de convivencia con las que no contábamos. Aprovéchalas.

Más

CÓMO EDUCAR EL PENSAMIENTO MATEMÁTICO DESDE LA INFANCIA

Educar a nuestros alumnos es ante todo favorecer sus aprendizajes.

Hoy me gustaría comentaros como en nuestro Centro Infantil Ratón Pérez 2, iniciamos a nuestros niños y niñas en el aprendizaje matemático y les facilitamos las herramientas para conseguir que sean capaces de resolver problemas por si solos, ya sean matemáticos o no, preparándolos para cualquier reto que encuentren a lo largo de sus vidas.

Más de 25 años de experiencia, dedicadas a la educación en la primera etapa de la vida, nos llevan a tener muy claro la importancia de los materiales en el aprendizaje infantil, nos facilitan la visualización del trabajo, que es clave en la comprensión de los conceptos y favorece la motivación y la actitud positiva hacia las matemáticas, convirtiéndose su uso en el punto de partida para la construcción del conocimiento.

El uso de materiales aumenta el tiempo que se tarda en adquirir los conocimientos, pero nos ayuda a que ese conocimiento sea más efectivo y duradero. Por esto, decidimos trabajar las matemáticas con nuestros alumnos, de forma manipulativa. Nos encantan “Entusiasmat” y “Pensamiento infinito” de SM. Son métodos que traen mucho material y muy interesantes para adaptar a nuestros alumnos.

La vida cotidiana de los pequeños, está rodeada de matemáticas. Cuando salen a la calle observan las formas geométricas de las señales de tráfico, hablan de la edad cada vez que es el cumpleaños de un compañero de clase, se pelean por ser el que más figuras de lego tenga cuando vienen los primos a casa, se quedan pensativos cuando descubren que la botella de agua que tienen no entra en el depósito de la pistola de agua, cuentan el número de dedos que hay en sus pies, preguntan a su profe quién es el primero de la fila, cuentan cuántas cucharas tiene que poner en la mesa de casa cuando vienen los amigos a verlos… Todos ellos, son conocimientos matemáticos que permanecen en su memoria y que deberían de ser la base de la que partir para su aprendizaje.

Cuando los niños o niñas pequeños empiezan a conocer las letras y palabras son como esponjas y cuando van por la calle las identifican en carteles y les gusta hacerlo. Con las matemáticas también debemos ayudarlos a que las descubran en todos los rincones.

Hay diferentes métodos, pero nosotros nos decantamos por los manipulativos, no sólo para que trabajen con él sino que les damos las herramientas suficientes para que ellos sean los propios protagonistas y con sus manos creen su propio material en muchas ocasiones.

Utilizamos materiales de uso individual pero también y sobre todo intentamos que el material sea cooperativo, porque el aprendizaje colectivo es mucho más efectivo.

Más

CUANDO APARECEN LAS PRIMERAS FRUSTRACIONES

Cuando los niños  empiezan a crecer se hacen más independientes.

De repente, empiezan a querer hacer cosas por sí mismo para las que aún no están preparados, es cuando aparecen sus primeras frustraciones.

La frustración, responde a un obstáculo para conseguir algo que el niño desea y que a menudo provoca emociones negativas, como enfado tristeza, angustia… Es un estado transitorio que los niños deben aprender a tolerar, ya que según crecen se tendrán que enfrentar a dificultades que no van a poder o saber resolver.

Durante los primeros años, los niños suelen pensar que el mundo gira a su alrededor, merecen todo y quieren conseguir todo aquello que desean. No saben, ni quieren esperar.

Es el momento de enseñarles a  tolerar la frustración,

Los padres que intentan complacer siempre a sus hijos dificultan su desarrollo integral. Los expertos señalan que si no se enseña a los niños a tolerar la frustración es posible que cuando crezcan desarrollen actitudes agresivas  ante la decepción de sus expectativas.

El papel de los padres es fundamental para educar a los niños en el manejo de la frustración. Evitar la sobreprotección y no ser demasiado permisivo es clave para que los niños aprendan esta importante lección de vida. A veces, los padres intentan reducir al máximo la frustración, dándole al hijo todo lo que piden. Ceder ante las peticiones insistentes de los niños hace que los niños no aprendan a enfrentarse a situaciones difíciles.

Las personas con baja tolerancia a la frustración se vuelven muy sensibles a todo. 


De forma general, los niños que tienen poca tolerancia a la frustración:

  • Son más impacientes. Tratan siempre de satisfacer sus necesidades de forma inmediata y cuando no pueden hacerlo suelen reaccionar con rabietas  o llantos..
  • Tienen más dificultades para controlar las emociones, lo que les hace infelices.
  • Exigen a sus padres o cuidadores de referencia, que satisfagan sus necesidades y para ello hacen todo lo necesario, si con ello consiguen aquello que se proponen.
  • Piensan que todo gira a su alrededor, por esta razón les cuesta comprender por qué no consiguen lo que quieren, así tienen poca capacidad de adaptarse a los cambios que se producen.
  • situaciones injustas. Lo que les hace entrar en una espiral que dificulta la comprensión de lo que está pasando.

Como tienden a pensar que merecen todo, experimentan los límites como situaciones injustas. Por el contrario, las personas con un nivel alto de tolerancia, se enfrentan con más fortaleza a las situaciones complicadas de la vida y superan de forma más positiva las dificultades.

Como padres y educadores no debemos tener miedo a decir un NO a nuestros hijos. Es importante razonar con ellos el motivo de nuestra negativa y mantenerlo con firmeza.

Hablar de aquello que nos hace sentir mal es clave para superar estas situaciones y aprender desde pequeños a manejar las dificultades que sin duda nos traerá la vida.

Más

¿CÓMO ELEGIR EL MEJOR CENTRO DE EDUCACIÓN INFANTIL?

La elección del Centro de Educación infantil para tu hijo debe ser una decisión meditada por vosotros como padres, pero también una cuestión de confianza.

3 CONSIDERACIONES IMPORTANTES

. CON RESPECTO A LOS SERVICIOS QUE OFRECE.

Valorar los horarios de apertura y cierre, a lo largo de todo el curso y en los períodos vacacionales.

Si cuenta con servicio de comedor, si se informa adecuadamente lo que los niños comen y si la dieta está formulada por expertos.

Si es posible que los niños duerman la siesta.

Si cuenta con una zona ajardinada o patio seguro y de fácil acceso.

Valorar si las aulas están bien ventiladas, con grandes ventanales que dejen pasar la luz natural y renovar el aire.

. CON RESPECTO AL EQUIPO DOCENTE.

Todo el Equipo docente debe estar cualificado conforme a lo que exige la legislación vigente, deben ser Técnicos Superiores y Maestros en Educación Infantil, así como el número de educadores por aulas.

Los docentes deben actualizar su formación de forma continua.

Informarse sobre el Proyecto Educativo y como lo desarrollan.

Si se introduce un segundo idioma, talleres de arte, música, etc.

Cómo es la relación del Centro con los padres, cómo se os informa.

Para mí como Directora del Centro de Educación Infantil Ratón Pérez 2, lo más importante es contar con un equipo docente excepcional, en su formación, en valores personales y en el trato exquisito a nuestros alumnos. Me siento afortunada.

. CON RESPECTO A LAS INSTALACIONES.

Valorar la seguridad, en las aulas, aseos, zonas comunes, patios, mobiliario adecuado, materiales didácticos y de juego.

Visitar las instalaciones, valorar la higiene de las mismas.

Las aulas deben estar bien acondicionadas, para frío/calor y que su decoración resulte acogedora y favorezca que los niños se encuentren a gusto.

blog

Más

DESARROLLO SOCIAL-INFANTIL EN NIÑOS DE 0 A 3 AÑOS: CINCO ETAPAS

DESARROLLO SOCIAL-NFANTIL EN NIÑOS DE 0 A 3 AÑOS

CINCO ETAPAS

Uno de los temas que más nos preocupan a educadores y padres es el desarrollo social-infantil, de los más pequeños, es decir entre 0 y 3 años.

El desarrollo socioemocional durante la primera infancia tiene lugar gracias a la interacción con otras personas. Vosotros como padres, sois los principales agentes de socialización, junto a los demás niños y personas de su primera etapa de Educación Infantil.

Veamos por franja de edades las diferentes características del desarrollo social-infantil.

DE LOS 0 A 3 MESES:

El llanto y los movimientos son sus únicas formas de comunicación. Las primeras miradas o sonrisas aparecen en esta etapa, así como el reconocimiento de sus personas de apego y las primeras interacciones sociales.

DE LOS 4 A LOS 7 MESES:

Durante esta etapa reclaman vuestra atención de una manera activa, lo demuestran con llantos, gritos, balbuceos o sonrisas. Inician también el reconocimiento de todo lo que les rodea, aguantan sentados y responden a estímulos externos.

DE LOS 8 A LOS 12 MESES:

Es el período en el que comienzan los niños y niñas a identificarse como tales, su propio “yo”, diferente del resto y es en esta etapa cuando identifican si sus seres más queridos desaparecen.

DE 1 A 2 AÑOS:

Es la etapa egocéntrica por excelencia. El mundo que les rodea gira a su alrededor y son los grandes protagonistas de todo. En esta etapa les gusta jugar solos o en paralelo. Compartir todavía es difícil de asumir para ellos.

DE LOS 3 A LOS 4 AÑOS: ´

Es el momento del desarrollo social infantil más patente. Pasan del juego paralelo al juego cooperativo. Interaccionan con otros niños y juegan con ellos porque les divierte.

Desean compartir sus cosas y su entorno y tener amigos. Es un gran hallazgo descubrir “al amigo o amigos”.

 

 

Más